Notas de un escritor
Dejar un comentario

Desde cuarentena: escribiendo una novela

Me he dado cuenta que solo escribo aquí cuando no sé qué escribir en otros lados. Con otros lados, me refiero al guión para la segunda temporada del podcast “El rincón del escritor” y el primer borrador de una novela ambientada en Seúl.

En el día 81 de cuarentena no hay mucho que contar, salvo que el mundo está enfrentando muchas cosas en estos momentos y que las cosas que conocíamos ya no son las mismas. Pero enfocándome en esta parte del mundo, en mi mundo y en mi realidad, soy consciente de la suerte que tengo de poder contar con una casa (aunque sea prestada) y el tiempo libre para poder escribir.

Divido mis días entre escribir el primer borrador de la novela durante las mañanas y; por las tardes, me dedico a ver algún drama coreano con mi novia, quien se encuentra a muchos distritos de distancia desde donde yo estoy. (Actualmente estamos viendo #BoysOverFlowers y déjenme decirles que la historia es muy buena).

Deteniéndome por un momento en los dramas coreanos, quiero repetir que los guionistas coreanos son uno de los mejores que hay y todo aquel que busque escribir un poco más y/o aprender sobre ese proceso, debería prestar atención a ese país asiático. A todo Asia en realidad. La manera de describir, armar escenas y proponer diálogos es algo que me viene fascinando desde hace un buen tiempo.

Como alguien que se encuentra escribiendo el primer borrador de su nueva novela, debo decir que viene siendo difícil. De hecho, los tres libros anteriores que he escrito han sido difíciles, pero este lo viene siendo mucho más. Sobre todo porque necesito tener un estado mental que me permita estar en las calles de Seúl, respirar el aroma de la comida de Myeongdong, el frío de las noches en Gangnam-gu mientras se come un poco de samgyeopsal. También recordar la voz del murmullo de las personas en las cafeterías de Seocho-daero o el silencio de las librerías en Jongno-gu. En fin, necesito una atmósfera que me permita escribir sin miedo y con todo lo que tengo muy dentro de mí. (안녕 traumas, depresiones y tristezas).

Así que esa es la razón por la cual desaparezco. Escribir esta historia viene siendo un total reto para mí. De hecho, estoy logrando escribir cerca de 3 o 4 horas diarias siempre y cuando ponga el celular muy lejos de mí y le quite la conexión a internet a esta laptop. La verdad es que los escritores de esta época tienen muchas distracciones, lo cual complica bastante las sesiones largas de escritura. Sin embargo, yo creo que todo es cuestión de disciplina, al menos en cuanto a seguir escribiendo se trata.

El invierno ha llegado y Lima la gris ha vuelto a hacer acto de presencia. Sentado desde el escritorio me dedico a escribir una historia que será para Stephanie. Después de todo, yo no estaría escribiendo sobre Corea del Sur de no haber sido por ella. Y aunque por el momento estemos alejados y a veces las cosas sean difíciles, sé que todo lo que siento por ella le llegará a través de las páginas de esta novela que escribo. Porque a veces yo desaparezco o simplemente no logro conectarme con el mundo real por pasar mucho tiempo pensando en las historias. Sé que en esta y las siguientes novelas que escriba, ella sabrá encontrar mi corazón.

Espero que estén bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s