Notas de un escritor
Dejar un comentario

Pequeñas librerías

A veces hay pequeñas librerías que lo sorprenden a uno. A veces también hay frases que le llegan a uno en el momento exacto y necesario. Como me pasó a mí junto a una frase de Julio Cortázar hace un par de días. Él decía lo siguiente:

«Querer a las personas como se quiere a un gato, con su carácter y su independencia, sin intentar domarlo, sin intentar cambiarlo, dejarlo que se acerque cuando quiera, siendo feliz con su felicidad».

Y pienso yo, ¿no será esa la clave para ser feliz, Julio? A lo mejor sí. Pero también pienso en que aquella frase se puede referir a uno mismo, en donde se comenzaría diciendo “quererse a uno mismo como se quiere a un gato”. ¿Ves cómo cambia? Y es que a veces hay que permitirse ser libre, no cambiar, tan solo ser uno, feliz a nuestra manera.

Y estos días vengo siendo feliz conmigo mismo. Hay dolor y un vacío que por ratos me llama. Pero en medio de todo eso, encuentro tranquilidad y una paz que no sentía hace muchísimo tiempo. En mi corazón ahora mismo están los libros, el jazz y los atardeceres. Quizás sea momento de ir adoptando un gato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s