Para escribir una novela encuentro inspiración en cualquier lado. A veces son las conversaciones que tengo, otras veces son los lugares que visito o las calles por las que camino. La mayoría de veces son los libros que leo y las películas que veo. Pero siempre, casi siempre, es la música que escucho

Es cierto lo que dicen acerca de la música. La música feliz te pone de muy buen humor y la música que se puede denominar triste, te pone en un estado melancólico. También hay canciones o piezas musicales que te transportan a una época y/o momento determinado de tu vida. Generalmente es una situación y a veces es una persona. Es curioso, pero la música tiene la capacidad de hacernos viajar en el tiempo y no nos damos cuenta hasta que lo que sentimos es un vacío en el pecho, una añoranza de tiempos mejores o la sensación de que por un momento volvimos a sostener algo que hemos perdido hace mucho tiempo. 

Cómo uso la música para escribir

Para escribir la novela que me encuentro escribiendo he armado una playlist en Spotify. Esta es una práctica muy utilizada por muchas personas que escriben (es algo similar al “Moodboard” pero con música). Otras personas confían plenamente en discos de música de bandas determinadas; por ejemplo, Hideo Kojima, creador de videojuegos, hace pública la música con la que escribe sus guiones. Incluso llega a crear los trailers de su trabajo con sus canciones favoritas. (Aprovecho para mencionar que espero Death Stranding con todas las ganas del mundo). 


Para escribir, utilizo la música de dos formas:

1. Para entrar en el “estado anímico” de la novela: 

Hay que decirlo, la novela que me encuentro escribiendo me demanda de muchas maneras, pero sobre todo me demanda emocionalmente, así que es inevitable que las canciones que escuche antes de escribir sean melodías que transportan mi corazón hacia un estado en donde nada existe y solo estamos yo y la página en blanco.

2. Para escribir “aleatoriamente”:

Digo de manera aleatoria porque es un ejercicio que hago cuando me encuentro cansado de lo que estoy escribiendo. Dejo la novela a un lado, alisto la música que quiero escuchar y simplemente escribo lo primero que se me venga a la mente, sin detenerme a pensar. 

Por supuesto, el género musical depende de cada uno e incluso de la historia que se escriba en ese momento. Actualmente me encuentro escribiendo una novela de realismo (la cual es mi proyecto principal), pero en paralelo escribo un cuento largo de fantasía y una especie de ensayo + poemas de un viaje que realicé hace poco. Cada uno de esos manuscritos cuenta con su propia Banda Sonora o Soundtrack, como lo quieran llamar, y son estilos totalmente diferentes el uno del otro pero me funcionan perfectamente. 

Soundtrack de Blade Runner 2049

Ejemplos de escritores que utilizan la música como inspiración hay miles, por no decir que realmente son todos. Haruki Murakami es muy conocido por eso. Hace unas horas descubrí que su novela “Los años de peregrinación del chico sin color” se llama así por una pieza musical de Franz Liszt (Spoiler Alert, creo).

Así que yo seguiré escuchando música y escribiendo. Quién sabe, quizás al final encuentre la melodía correcta en el momento adecuado y las palabras comiencen a fluir sin nada que las detenga. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s