He estado olvidando cosas importantes. Como escuchar jazz para despejar mi mente y encontrar una respuesta a las cosas, por ejemplo. O como usar mis plumas al momento de escribir. He estado olvidado cosas que debería recordar: como el hecho de que en menos de cuatro semanas estaré viajando junto a Stephanie. Nos iremos por 40 días lejos de este lugar, lejos de todo y todos, para encontrarnos los dos nuevamente o perdernos juntos. ¿Cuál será la diferencia?

Había olvidado la magia que existe en despertar un domingo, preparar el desayuno, servirme té de naranja (usualmente me preparo café, pero hoy no ha sido así), poner algo de jazz y tan solo comer mientras las piezas de piano van sucediendo una tras otra. Había olvidado que es en el jazz de Ryo Fukui donde siento que floto y no hay nada a mi alrededor, y solo me queda observar las cosas desde una distancia que me permita opinar de una manera más neutral. Había olvidado en observarme a mí mismo. Había olvidado que  necesitaba cuidar de mí mismo, de mi alma y la sensibilidad que siempre he tenido y usado para las cosas que tengan que ver con el arte.

En este mundo acelerado es fácil olvidar sentir tus sentimientos, es más fácil olvidar que debes escuchar lo que tu corazón quiere gritar. ¿Hace cuánto que no me conmuevo con un atardecer, un amanecer o el abrazo de mi novia? Bukowski decía que el hecho de saber que todos vamos a morir debería ser suficiente para amarnos. Pero no es así. No es suficiente. ¿O quizás realmente nadie lo recuerda? Ah, seguro es eso. Porque incluso yo he olvidado que voy a morir en algún momento y  he estado ignorando las pequeñas cosas que esta vida tiene para mí.

Es fácil olvidar las cosas que uno quiere hacer en vida. Es más fácil olvidar que solo se tiene una vida para hacer todas esas cosas. El viaje que se viene es un viaje largo y es la primera vez que no viajaré solo, y eso me tiene muy contento aunque haya olvidado demostrarlo. He viajado solo un par de veces y lo primero que noté, una vez que viví todas esas cosas que cuentan de que viajando te encuentras, es que los viajes son mejores cuando los compartes con alguien. No importa lo que digan los demás. Yo pienso que es estando realmente solo cuando descubres que la vida es mejor compartida. Y esto lo descubrí por mi propia cuenta. Fue lindo enterarme que Christopher McCandless siempre tuvo razón.

Había olvidado que tomé el trabajo en el que estoy por una simple razón: tener dinero para viajar. Y eso es lo que he estado haciendo estos 3 años. Soy afortunado y es algo que también olvido. Pero sucede que a veces también olvido que afuera de las cuatro paredes de una oficina hay una vida llena, un sol que se oculta y varias conversaciones que podrían darse. Todo eso dejo de lado por pensar que solamente el trabajo es lo que tengo.

Y no es así.

Quiero seguir escribiendo, quiero seguir viajando, quiero seguir disfrutando de mi tiempo propio. Usar mis días para beneficio propio y no de alguien más. Espero lograrlo en algún momento, pero en estos momentos no es fácil. Y honestamente creo que nunca será fácil lograr hacer algo que para el resto de personas pueda verse como algo extraño. Había olvidado que entre mis 18 y 23 años, renunciaba a un trabajo cuando sentía que vivía menos y me encontraba siendo devorado por la idea de “querer ser el mejor en este rubro”. Ahora que me he hecho un poco más sabio (solo un poco nada más), me doy cuenta que es fácil olvidar las pasiones y deseos que uno tiene cuando tiene 20 años. ¿Qué tuvo que pasar para dejarlas de lado? ¿Maduré? ¿Me hice un adulto responsable? Y de ser así, ¿desde cuándo ser un adulto significa dejar de lado tus sueños y pasiones? Si es así, entonces prefiero no ser ese tipo de adulto y ser solo alguien que anda cumpliendo años mientras hace lo suyo.

Es fácil olvidar que a veces los objetivos de uno cambian al verse influenciado por el resto. A mi alrededor, todos se encuentran casando, teniendo hijos, sacando maestrías y pensando en tener un auto. Yo solo quiero tener tiempo y energías para escribir, no estar molesto por la falta de tiempo y dedicarme a los proyectos que tengo junto a Stephanie. Quiero volver a sentirme vulnerable al momento de escribir. Porque es así cuando sé que estoy escribiendo: cuando siento el mundo demasiado cerca y mi corazón muy expuesto. Y para ser honesto, ya he olvidado lo que se siente andar desnudo por la calle, sabiendo que minutos antes dejé todos mis miedos en una hoja en blanco. Extraño esa sonrisa en mi rostro y esa mirada tranquila que tenía porque sabía que en casa me esperaba un manuscrito por continuar.

Me queda un largo camino por recorrer. Sé y entiendo que la vida al final es lo que uno decide que sea y que todo se trata del control mental que se pueda tener. Hay que ser valientes para seguir viviendo esta vida. Es por eso que tomé la decisión espontánea de cerrar los ojos y lanzarme al vacío metafórico de la vida

Pero esta vez es diferente porque no salté solo, lo hice con Stephanie. Y esta vez la caída tiene fin y el destino se llama Seúl. ¿Qué encontraremos allá? me pregunto. ¿Te imaginas llegar a una ciudad por primera vez junto a tu pareja, y de pronto se encuentran ustedes mismos, pero más viejos, sentados en un café, conversando y mirando a través de la ventana, como si ya tuviesen muchos años viviendo allí? Sería una interesante historia que espero no olvidar escribir. 

Nota 1: 
Mientras me encontraba editando este artículo, decidí que de ahora en adelante relataré un poco del viaje que se nos viene. No se tratará de un relato exacto de viaje al estilo Lonely Planet, pero sí intentaré plasmar mis emociones como alguien que adora viajar y quiere seguir escribiendo.

Nota 2: 
Además, y esta es la primera vez que lo menciono, les cuento que con Stephanie tenemos un canal de YouTube, en donde mostramos los lugares que nos gusta visitar y las comidas que nos gusta comer. Allí también mostraremos el viaje que tendremos, pero tendrá una perspectiva más de turista. Pueden suscribirse haciendo click aquí. 

¡Nos vemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s