Para Raíd,

 

Hay muchas cosas buenas en un viaje.
Te permite alejarte del ruido de la ciudad en la que te encuentras en ese momento, dejas las cuatro paredes de una oficina por un paisaje, un océano y un horizonte en donde el sol se oculta. En el transcurso de todo eso tu mente se va moldeando a nuevas oportunidades, vas comprendiendo que quizás sí era cierto eso que dicen que saliendo de tu comodidad vas entendiendo que existen otras realidades, otras personas, otras culturas.

Para cuando leas esto ya te habrás dado cuenta que el mundo es enorme pero que las personas que viste en el camino son como tú y como yo. Cada uno buscando hacer algo significativo con sus vidas, cada uno viviendo.

Siempre me han encantado los aeropuertos. Para este momento ya habrás visitado unos dos y te habrás dado cuenta que si nos ponemos técnicos, no estamos tan lejos. Son solo doce horas de distancia. Podrías ir a dormir y al despertar, podrías recibirme con el desayuno hecho. El mundo también es pequeño cuando quieres que lo sea y las distancias separan cuando tú se lo permites. Es estando lejos de las personas que quieres cuando más cerca estarás de ellas.

Así que solo dedícate a disfrutar de las cosas buenas y a aprender de las malas. Que la tristeza no inunde tu corazón y que todo el amor del mundo bañe tu alma.

Otra de las cosas buenas de un viaje es que al regresar no eres el mismo de antes, habrás cambiado. Y si tuviste suerte, habrás cambiado la vida de otras personas durante tu recorrido. Conocerás personas que lo tienen todo y también conocerás personas que tienen nada y aún así son felices. Te preguntarás por qué sonríen y por qué te invitan a pasar a sus casas y a sentirte cómodo. Esas experiencias son las que te ayudarán a comprender que la vida es lo que cada uno decide que sea.

Hay una escritora que dijo que no vemos las cosas como son, sino que las vemos como somos nosotros. Así que lo ideal es ver las cosas con amor, humildad y respeto. Esas son las cosas que me enseñó papá y ahora es mi deber enseñártelas.

Hay muchas cosas buenas en un viaje y eso ya lo debes de saber. Tu vida apenas comienza, el mundo ha estado aquí desde hace mucho y seguirá estando. Usa tu tiempo libre para conocer a las personas y experimentar las culturas, viajar a otras ciudades y abrazar a las personas que quieres. Y cuida a mamá y a tu tía. Son personas adultas, pero lo que nadie dice es que los adultos también tienen miedo. Yo tengo miedo a veces.

Y una última cosa que debes saber sobre los viajes: viajar solo, por tu propia cuenta, es bueno, aprendes y te conoces un poco más. Pero también es bueno viajar acompañado de amigos o la persona que quieres. Sobre viajar con amigos te puedo garantizar que te divertirás mucho. Sobre viajar con la persona que quieres… bueno, eso te lo contaré en mayo cuando viaje con Stephanie a Seúl. Mi pronóstico es que te lo recomendaré muchísimo.

Te adoro. Creo que eso ya lo sabes, pero nunca está de más decirlo. Nunca calles a tu corazón.

 

¡Buen viaje!

Tu hermano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s