Se está acabando el whisky
y con él, mis esperanzas de que ella llame.
Es curiosa la forma en que
nos aferramos a otras cosas para seguir de pie.

Nos sostenemos fuerte
al café, al whisky
al trabajo, a las fiestas
Pero nunca nos sostenemos a nosotros mismos.

Este es el último trago de whisky
y más que nunca pienso que
nosotros somos las peores personas
para salvarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s